18 de septiembre de 2011

-

- ¿Qué te pasa ?
- No sé como decírtelo...
- Intenta explicarlo, ¿O tampoco sabes?, como de costumbre...
- Es difícil, pero a ver... Siéntate en el columpio. Hazme caso, por favor, solo así lo entenderás...
- Ya estoy en el columpio, ¿Ahora qué?
- Comienza a columpiarte, una vez que tomes impulso
 impulso, cierra los ojos...
- ¿Notas esas cosquillas en el estómago? 
- Sí.
- A mí no me hace falta columpiarme para sentirlas. Las tengo cada vez que te veo, cada vez que me hablas, cada vez que oigo tu nombre.
- No sé que decir...
- No, pero aún no acaba.. ¡No abras los ojos, sigue tomando impulso! Ahora, suelta una mano.
- ¿Qué? ¿Tú quieres matarme?
- Hazme caso, confía en mi. Suelta una mano.
- ¡AAAHH!
- ¿Has visto que sensación? Parece que te vayas a caer, se te corta el aire y se te acelera el corazón. Eso me pasa cada vez que te separas de mi, cada vez que te noto distante.
- Pero...
- No digas nada, no abras los ojos. Déjame impulsarte, y solo abre los ojos cada vez que estés arriba, y mira al cielo ¿Sí? Una, dos, tres y...
- ¿Y esto? ¿Cuál es esta sensación?
- Solo contigo siento que toco el cielo, siento que vuelo, me siento a tres metros sobre el cielo.
- ... ¿Tanto me quieres?
- Nunca dejaría de columpiarte.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Curiosos!

people